Cómo evitar el cansancio matutino antes de las merecidas vacaciones


0

Ya dejamos atrás los amigos secretos, compras navideñas, celebración de Año Nuevo y el clásico ajetreo de fin de año, pero aún así, las vacaciones aun no llegan y el cansancio acumulado se siente. Especialista en medicina del sueño entrega recomendaciones para sobrellevar de buena manera los días previos a nuestro descanso, para que el desgaste no la cuenta a nivel laboral, familiar y social. 

Sentirnos cansados al despertar por la mañana suele ser un claro indicador que nuestros hábitos de sueño no están siendo los correctos y que por alguna razón,  no estamos alcanzando un sueño reparador, que es lo que nuestro cuerpo necesita para funcionar en óptimas condiciones.

“Por lo general esto se asocia a una mala higiene del sueño, que son los malos hábitos que hacen que se duerma mal de noche, lo que impacta negativamente en el despertar y energía durante el día de las personas. Ahora bien, existen ocasiones en los cuales los motivos que nos hacen sentir cansados están relacionados con algún tipo de trastorno del sueño primario, una patología médica o carencia de nutrientes, por eso siempre lo aconsejable es visitar a un especialista en el tema”, manifiesta el neurólogo de Clínica Somno, Pedro Moya.

Una buena higiene del sueño resulta fundamental entonces para enfrentar descansado cada nuevo día, y con esta nota te enseñamos cómo manejarla y acomodarla a los hábitos diarios.

Cinco consejos para ayudarnos a enfrentar mejor nuestro día a día.

1)    Elimina la cafeína al menos 5 horas antes de ir a la cama. Este es el tiempo aproximado que nuestro cuerpo tarda en eliminarla.

2)    Dile adiós a los dispositivos electrónicos en el dormitorio. La luz azul que generan estos aparatos provocan que se inhiba la hormona del sueño (melatonina).

3)    Cuida tu entorno de descanso. Para tener un sueño reparador hay que estar cómodo. El dormitorio debe ser utilizado sólo para descansar y no para otras actividades, como por ejemplo comer o trabajar. Además, la temperatura en la habitación es también importante, de lo contrario sufrirás microdespertares, los que generan malas noches. La temperatura ideal de una habitación es entre 18º y 22º C.

4)    Establece horarios regulares para dormir para evitar el desajuste el ritmo circadiano, que es el encargado de mantenernos despiertos durante el día y descansar durante la noche, algo así como un marcapaso biológico. Quienes logran ordenarse para dormir y establecer un horario lo más fijo posible para acostarse y despertarse (incluyendo los fines de semana) suelen tener un mejor descanso.

5)    Evita hacer ejercicios justo antes de dormir. Constantemente se está motivando a tener una vida sana, comer bien y hacer deportes. Pero para que sea compatible con un buen dormir, es clave practicarla durante el día, a lo menos 3 horas antes de ir a la cama. El ejercicios estimula el sistema nervioso y para tener un buen descanso debes sentirte calmado y relajado.


Te gustó? Compártelo con tus amigos

0

Comentarios

comentarios